domingo, 1 de octubre de 2017

TRADICIONES DE OCTUBRE CON HUGO OREZZOLI. Por Raúl Álvarez Russi.

La Procesión del Señor de los
Milagros.
Octubre es el mes de las tradiciones en Lima, capital del Perú. Para muestra, tres ejemplos: Se venera al Señor de los Milagros, con la procesión más impresionante del mundo, donde, más de un millón de personas, acompañan por toda la ciudad a una imagen del Cristo crucificado, que fue pintada en una pared de adobe por un esclavo oriundo de Angola, África, en 1650. Esta manifestación dura tres días. Otro ejemplo son las corridas de toros en el coliseo más antiguo de América, la Plaza de Acho y que data de 1776. Igualmente, en este mes, se celebra el Día de la Canción Criolla Peruana, creado por iniciativa de Don Juan Manuel Carrera, el 31 de Octubre de 1944. 

La Cebichera.
Festividades limeñas han sido pintadas por el artista plástico peruano Hugo Orezzoli, nacido el 30 de Abril de 1964 en el emblemático barrio de Jesús María. Allí, en su infancia, se llenó de esos matices de colores, que la ciudad le brindaba con sus grises de invierno y sus soles de verano. Se impregnó de recuerdos y así pudo plasmar y dar a conocer su arte. 

El Microbús
Había vivido en varias ciudades de los Estados Unidos y recaló con su familia en Miami. Quizá, por la cercanía a sus recuerdos, nacieron sus obras y personajes como "La Cebichera", "El Heladero", "El Emolientero", "El Microbús" y "La Procesión del Señor de los Milagros". Paquirri, el torero al que en su adolescencia fuera a verlo torear y le firmara un autógrafo, se le quedó impregnado con los colores de su traje de luces.

El Heladero
Sus óleos, sobre dimensiones importantes, casi de un metro y medio por uno y medio, son "cuadrazos" en los que empezó a pintar sus recuerdos y decorar las paredes de un restaurante que había inaugurado con su señora esposa en Miami Beach. Se cumplieron así sus sueños de niño, aquellos en los que pintaba a sus amigos y que su mamá Aurora le incentivaba. Algunos de sus compañeros todavía atesoran de manera particular cada cuadro. En sus obras se nota su admiración hacia el mexicano Diego Rivera y por el pintor colombiano Fernando Botero.

La Anticuchera
Lleva su profesión con un sello muy personal y digno de admiración por quienes se han puesto delante de sus obras. No sólo los que posaron o fueron "retratados" por sus inspirados pinceles llenos de peruanidad y que todo latinoamericano reconoce. Se podría afirmar que la década del 60 del siglo pasado, queda impresa por el maravilloso arte de "El Pancho Fierro de la mitad del siglo XX", nuestro admirado pintor, el maestro HUGO OREZZOLI. Gracias.



Turrón de Doña Pepa
El Cajoneador

Traje de Luces
Jarana Criolla

sábado, 30 de septiembre de 2017

"AGRUPACIÓN CRIOLLA SCAGLIA AVILÉS". MÚSICA CRIOLLA EN RITMO DE JARANA PERUANA.

"Los Scaglia Avilés".
Continuamos hurgando en el mundo de los artistas del criollismo peruano. Esta vez con el clan de los Hermanos Scaglia Avilés, sello de un apellido pura música. Ellos son Juan, Luis Enrique y Ricardo, quienes han heredado el talento de sus padres. La Sra. Irma Avilés Arcos, segunda voz de "Las Hnas. Avilés, se casó con Don Juan Guillermo Scaglia Alcocer, el último patriarca de la marinera y que nos dejó a los 92 años de edad. Se podría decir, todo un compendio de nuestra querida música popular.


Para describir a estos artistas, empezaremos por Ricardo Scaglia Avilés, talentosa primera guitarra y amante de hacer segunda voz, tal como lo hicira su querida mamá. Quiero recalcar que no es nada fácil seguir a una primera voz y saber adecuarse armónicamente a ella. Se nace para ello. El oído es fundamental y en este caso hay virtuosismo en Ricardo que, no sólo cumple esa misión, sino que, también tiene habilidades para el piano, para el bajo y el cajón. 

Ricardo Scaglia Avilés.
Ricardo Scaglia nos sorprende tocando el acordeón y se podría decir es el director productor del clan. Gran oreja para las grabaciones discográficas y experimentado en lo que se refiere a presentaciones en la radio y la televisión. Al margen de su actividad musical, estudió Derecho en la Universidad Nacional de San Marcos. Recuerda sus estudios en el colegio Jorge Washington y también sus pasos por la Universidad Inca Garcilaso de la Vega.

Vayamos ahora a la primera voz de los Scaglia Avilés. Se trata de Juan. Buena memoria para aprender repertorio y un estilo de jarana especial. Siempre se le ve actuando sentado sobre su cajón peruano, al que le saca ritmo y con sonoro sonido de buen compás. Nos dio un susto con su salud, pero, gracias a Dios, ha sabido salir del apuro y continúa siendo el elemento que canta y deleita a sus admiradores con el estilo propio que le caracteriza.

Luis, Ricardo y Juan Scaglia Avilés
El trío se complementa con el "Doctor" Luis Enrique Scaglia Avilés. También ejecutante de guitarra, sabe adecuar su voz a los arreglos y, por supuesto, le da elegancia con su presencia a estos queridos profesionales de la música. Al realizar esta reseña, nos ha faltado indagar algo más sobre Luis Enrique y prometemos incluir otros datos que será un gusto compartir con nuestros lectores. No está todo dicho. 

Ya la trayectoria de los Hermanos Scaglia Avilés es extensa. Han viajado a distintos lugares de nuestra Patria, como también del extranjero. Lástima, y hay que decirlo con honestidad, la televisión nacional no ofrece oportunidades de lucimiento para los artistas peruanos. Estos muchachos fueron condecorados con la Medalla de Oro de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega y nombrándolos "Embajadores Culturales en 120 países". "Los Scaglia Avilés", honran las páginas y reseñas de "Artistas en el Perú". Gracias.

jueves, 7 de septiembre de 2017

"ESTRELLITA DEL SUR", VALS DE FELIPE CORONEL RUEDA. RESEÑA ENVIADA DESDE USA POR EL PERIODISTA PERUANO RAÚL ÁLVAREZ RUSSI.

Felipe Coronel Rueda
Si hay un vals peruano que ha dado la vuelta al mundo y se encuentra en la lista de los clásicos, ese es “Estrellita del Sur”, letra y música de Felipe Coronel Rueda. Como ya es costumbre, poco o nada se sabe de él en el Perú. En la capital argentina, era el año 1983. Una tarde soleada en la esquina de Córdoba y Pellegrini, habíamos quedado en encontrarnos con dos glorias de la música ciudadana del Perú: Miguel Paz, autor del Vals “Desdén”, y Felipe Coronel Rueda, compositor del clásico de clásicos “Estrellita del Sur”. Esta reunión la había planificado Hernán Delgado, un excelente músico arequipeño que vivía muchos años en Buenos Aires. A pesar de vivir los dos en la misma ciudad y ser miembros de la Sociedad Argentina de autores y Compositores (SADAIC), no se veían mucho y cada uno tenía sus propios intereses. Desde ese momento me di a la tarea de acercarlos. Lamentablemente Miguel Paz, que ya no está con nosotros, murió en un accidente en pleno centro de Buenos Aires hace unos años. De él me queda su sonrisa franca y su hogar siempre abierto para un amigo. Sincero, como buen norteño chiclayano. La verdadera historia del porqué se separaron ‘Los Trovadores del Perú’ en pleno éxito: Un contrato millonario para viajar a New York a grabar discos y continuar su ascendente internacionalización”. En esas tardecitas de Buenos Aires, en su departamento de la Calle Sarmiento, Miguel Paz y su esposa argentina llamada Alicia, nos hicieron pasar horas inolvidables de nuestra existencia. 

Con Rosa Gutiérrez, la recordada "Fetiche".
Felipe Coronel Rueda, con quien mantengo un contacto fluido desde esa época y su esposa italiana Erta Bacci, que falleció hace dos años, están siempre presentes en nuestros recuerdos. De su primer matrimonio  tuvo tres hijas. La mayor, a quien todos llamamos Estrellita, y es con quien vive actualmente, lo cuida y proteje con un cariño maternal.  Nos dice el maestro: ”Nací en el Callao y viví hasta los ocho años en la Calle Colón. Luego nos mudamos con mis padres, Doña Esperanza Rueda y Don Abel Coronel y mis seis hermanos, al popular distrito de Chacra Colorada”. Nos lo dice con un dejo de tristeza, recordando los momentos de su lejana infancia. Luego retorna a su habitual humor y afirma: ”Soy el único artista de mi familia y el único que no trabaja”. Residiendo en la Argentina casi 70 años, ha vuelto al Perú en algunas oportunidades y la última vez fue hace casi 50 años. Por eso, muchos creen que no vive o que es una leyenda que nunca existió. Músico de corazón que partió a buscar nuevos horizontes con el conjunto “Los Mensajeros del Perú” que lo conformaban Luis Abanto Morales, Carlos Davila y el director del grupo Ramón Irizar. El viaje empezó en Chile, abarcando una extensa gira por diversas ciudades del sureño país. En el puerto de Iquique conoce a una hermosa joven de nombre Mercedes “Meche” Pineda y le dedica “Estrellita del Sur”. Corría el año 1948. "Tenia que partir a seguir la gira artística hasta Santiago y se me vino la inspiración, caminando al borde del Mar Pacifico, un 7 de mayo. 

Con el autor  de esta nota: Raúl Álvarez Russi.
Cuando llegue a Santiago y grabamos el vals, le envié la partitura dedicada y con la idea de volver. La vida me deparó que no la volvería a ver y ni saber de ella. Yo tenía 24 años y fue un amor de juventud”. Tuvo problemas con su canción y esta fue prohibida en Chile por su letra. Pensaban que era una reclamación de tierras por aquello de la Guerra del Pacífico: No te digo un adiós/ estrellita del sur/ porque pronto estaré/ a tu lado otra vez/. Por los años cuarenta, Buenos Aires era la meta. ya que no había estudios de grabación en el Perú. Los caminos tomados eran generalmente por Chile o por Bolivia, como fue el caso de “Los Trovadores del Perú”. “Los Mensajeros del Perú”, lo hicieron por Chile. Ahí compuso el célebre vals peruano “Estrellita del Sur”. Siguieron camino a Buenos Aires, pero nunca olvidó ese amor de juventud y que dio al mundo una pagina inmortal. Llegaron a la capital porteña y se presenta Alfredo Gobbi, director de una típica argentina y les pide referencias del vals y sin saber que en el grupo estaba el compositor. Fue el primero en grabarlo en 1951. Luego vinieron las versiones de Libertad Lamarque, Alberto Castillo y Leo Marini, sin olvidarnos que la primera que se hizo conocida fue la que realizara Yolanda Vigil “La Peruana”. Recuerda su primera obra titulada “El Diario de mi Vida”, que lo grabara una grande como lo fue Eloísa Angulo “La Soberana” y de quien guarda gratos recuerdos. Fue la primera en dar a conocer mis composiciones y grabarlas. 


Fiel devoto del Señor de los Milagros.
Tambien Jesus Vasquez, la única Reyna y Señora de la Canción Criolla y que su versión de "Estrellita del Sur" es insuperable". Es la composición que más satisfacciones le ha brindado. Siendo miembro de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC), en la cual está inscrita toda su producción musical, le llegan liquidaciones desde Japón, Inglaterra, Israel, Australia, Estados Unidos, Grecia, Francia, de países africanos y países latinoamericanos. Es que cuida muy bien los intereses de sus asociados y eso es lo que quisiera que sucediera en mi patria. Que todos estemos unidos y podamos formar una  entidad fuerte para velar por el patrimonio musical de nuestro país.  Otra gran figura que vivía en Buenos Aires por ese tiempo, era Rosa Gutiérrez “Fetiche”. A pesar que vivían a pocas cuadras, en el mismo barrio residencial de Villa Urquiza, no tenían contacto. Al crearse y fundarse la Asociación Cultural Felipe Pinglo Alva en la Argentina, pude reunirlos en varias oportunidades con homenajes a estos grandes de nuestra música. Transmite su admiración por Felipe Pinglo Alva, a quien le dedicó “Bardo Criollo” y que le entregara a su hija Carmencita Pinglo en uno de sus viajes a Lima. Coronel Rueda está totalmente vigente y entre sus composiciones no conocidas destacan los valses "Nuestra Barca" y “Botoncito de Amapola”. el huayno “Princesita Andina” y el carnavalito “Charango Chicha”. 

Ganaron el Premio "Amauta" en Buenos Aires.
El Centro Cultural General San Martín fue el escenario donde la Asociación Cultural Felipe Pinglo Alva en la Argentina, que fundé y presidí, le ofreció un homenaje en 1987 por sus 40 años como autor y compositor entregándole el premio “AMAUTA”, Guardianes de la Tradición. Conjuntamente con Rosa Gutiérrez “Fetiche” en su 34 aniversario de actividad y haciéndose presente numeroso público, así como la colonia argentina. A finales del año pasado (2016) se presento un libro escrito por Toño Freire, prestigioso y reconocido periodista chileno, dedicado al vals peruano "Estrellita del Sur" que tanto éxito tuvo. Freire, descubrió que "Meche", vivia. Está casada con el conocido humorista Chileno David Vilches. Estuvieron  presentes en el lanzamiento del libro y ella cantó con mucha emoción el vals peruano, del cual fue musa, y que a acompañado a muchas generaciones alrededor del mundo. Inmortalizado por ese amor de juventud que despertó y que nunca se concretó. siendo ella tan joven, 16 años, mas la partida de el a continuar con su destino musical. Felipe Coronel Rueda nació un 23 de Agosto de 1923 y está cumpliendo sus primeros "jóvenes 94 años". Sigue componiendo y cantándole a su Perú afirmando que no tiene rango militar: ”Ese es mi apellido y paterno”. Recuerda a su Perú, aunque ya echara raíces en Argentina, su segunda patria y país que tanto respeta nuestra música y en especial al vals peruano.

lunes, 28 de agosto de 2017

TERESA GUEDES ARROYO. LA GRAN SOPRANO DEL PERÚ Y EXCELENTE MAESTRA DE CANTO.

Teresa Guedes A.
Siempre hemos admirado la música lírica y sus grandes voces. También hemos reseñado a nuestros compatriotas Lucrecia Sarria, Luis Alva, Alejandro Granda, Tula Vattuone y Carlos Vásquez entre otros. Es el momento de referirnos a nuestra gran soprano Teresa Guedes, nacida en el bello distrito de Magdalena del Mar y cuyos aires marinos sirvieron para fortalecer su hermosa voz y entregarnos una cantante que ha dado muchos triunfos al Perú. Además, a recibido Medalla como Hija Predilecta de esta ciudad de manos de su alcalde Guillermo Allison. Muy merecida por cierto.

Es admirable comentar que ha sabido ganarse el afecto sincero de sus alumnos y que agradecen la formación que han recibido de Teresa Guedes. Ella estudió canto con profesores de prestigio en nuestro país, en Argentina y un Post Grado significativo en los Estados Unidos de Norteamérica. Durante su pródiga permanencia en los escenarios, ofreció recitales de música de cámara, conciertos y ópera. Brillante solista de la Orquesta Sinfónica Nacional, de la Filarmónica de Buenos Aires, Ars Limensis y Madrigalistas Alemanes entre otros.

Gran dama de la escena.
Una formación profesional con directores de la talla de Luis Herrera de la Fuente, Arno Freiwald y nuestro maestro peruano Leopoldo La Rosa. Existen muchos más, pero son testimonio de su brillante carrera. Visitar su página de Facebook es para encontrarse con toda clase de saludos y muestras de simpatía hacia esta notable soprano peruana y que obtuvo el máximo premio como solista en el Primer Festival Internacional de Música Latinoamericana en Montevideo, Uruguay, en 1964. Públicos de otros países han sabido aplaudirla y en especial del Teatro Colón de Buenos Aires.

Teresa Guedes Arroyo se siente orgullosa de sus más de cincuenta años en la Escena Nacional y ama su trabajo como nadie. Ha recibido así muchos premios y reconocimientos a esta abnegada labor de profesora y que cuenta con notables artistas alumnos suyos. Una gran virtud de ella ha sido saber interpretar nuestra música peruana y difundirla en lenguas nativas como el quechua, mochica, el aymara y kampa entre otras. Hay quienes le recuerdan sus interpretaciones de pregones como "Revolución Caliente", "La Picaronera", etc. 

En inolvidable actuación.
En el campo pedagógico, Teresa Guedes ha desempeñado la Cátedra de la Música y el Folklore en la Universidad Inca Garcilaso de la Vega en nuestra ciudad capital. Igualmente mostró sus enseñanzas en la Universidad Nacional de Cajamarca. Ha seguido un intenso trabajo en lugares apartados del país con la organización "Arte Rural". Integra como socia activa la Asociación Cultural Armonía Lírica. Vale mencionar que ella estudió en la Pontificia Universidad Católica del Perú y su nombre es referencia de la gran fama con la que cuenta esta institución.

Da gusto que recuerde a músicos no necesariamente del ambiente clásico y con los cuales compartió presentaciones de nivel más popular, caso el de los pianistas Lucho Macedo, Oto de Rojas y que lamentablemente dejaron este mundo. Teresa Guedes además, es gran pianista, base para acompañar a sus alumnos y guiarlos por la senda del buen canto. Mantenemos este blog Artistas en el Perú y nos sentimos felices de realizar la reseña de tan talentosa soprano. Es el entusiasmo que nos acompaña y nos permite dejar para la historia a célebres personajes de nuestra nación. Modestamente: Gracias.

jueves, 17 de agosto de 2017

SEMBLANZA DE LUIS SAMANAMUD PALACIOS POR JUSTO LINARES CHUMPITAZ.

lunes, 3 de octubre de 2016

LUIS ENRIQUE NEGRINI MORALES. GUITARRISTA Y CANTOR QUE CELEBRA 45 AÑOS DE ACTIVIDAD ARTÍSTICA.

Luis E. Negrini
Realizo esta reseña previa una operación quirúrgica a la que tenemos que someternos, porque hallo a un personaje distinto y que no puedo postergar. Luis Enrique Negrini Morales, además gran amigo, nació en Bellavista, Callao, pero, según confesión propia, creció y se desarrolló en Surquillo. Viene el primer entendimiento, porque este reseñador nació en ese distrito. Estudió su primaria en el colegio fiscal 404 de la calle San Miguel, pasó a secundaria en la  la Gran Unidad Escolar Ricardo Palma hasta el tercero, porque José Chiarella, famoso entrenador surquillano, se lo llevó al Colegio Nacional Guadalupe. Es que Negrini dominaba la de cuero y el "profe" lo necesitaba. Ya se había probado en las divisiones inferiores del Alianza Lima y Sporting Cristal con relativo éxito y teniendo a Rafael Castillo y Rafael Asca como preparadores, pero más pudo la música y en buena hora para el cancionero criollo.

Aquí posa con Alberto Beltrán.
Descendiente de Doña Hilda Esperanza Morales Rodríguez, hija de José Morales Alcántara, puntero zurdo del Alianza Lima, aquél de "Manguera" Villanueva, y que jugó por la selección peruana que participó en las Olimpìadas de Berlín. Quizá de allí su vocación futbolera, porque los Morales fueron varios hermanos que destacaron en el fútbol nacional. Tenía 16 años cuando conoce a Don Porfirio Vásquez e inicia su contacto con la guitarra. Estudia unos meses con él y decide continuar con su hijo Vicente Vásquez el que va descubriendo su talento y lo va alejando de su pasión deportiva. Alterna con Carlos Hayre, otro surquillano que le inyecta más amor al criollismo y que lo hace aprender el Contrabajo, hasta hallar su verdadera vocación de músico. Todos sabemos de la calidad y fama de los personajes que hemos mencionado líneas arriba.

Con la eterna Xiomara Alfaro
Así, en 1971, ingresa al mundo artístico y realiza sus pinitos en el Fraternal Surquillo. Unos amigos de los Barrios Altos lo vienen a buscar, porque necesitaban un guitarrista cantor para su agrupación Estampas Peruanas que iba a participar en la Primera Vienal del Folclore Latinoamericano con la  de más de diez países, incluyendo a Cuba. Ya tenía veintidos años y el bichito por la música criolla ya señalaba interés por él. Era su vocación final, como lo demuestran estos cuarenta y cinco años que han pasado fugaces acompañando a los más célebres cantantes del país e internacionales, tales como Roberto Ledesma, Alberto Beltrán y Xiomara Alfaro entre otros. La lista es larga, porque Luis Enrique viaja por diferentes países del mundo y debió secundar a muchos artistas célebres o no.

Grato recuerdo de Nedda y Quique con Oscar De león
Luis Enrique Negrini es un excelente cantor y con estilo propio. Ha logrado grabar temas criollos que hemos tenido el gusto de escuchar, como aquel de Juan Requena Cueva "Barrio de Mercedarias" y del cual hace una excelente versión y ocupando primerísimo lugar de sintonía. Han pasado cuarenta y cinco años dedicados a la música y en medio de ellos está su admiración a su compañera de actuaciones Nedda Huambachano, por la que siente mucha admiración. Lo manifiesta siempre y estamos de acuerdo. La personalidad de esta artista de mucho mayor renombre, es grande. Hay que oírlos en Radio Perú Visión y esos especiales que suelen ofrecer, donde combinan comentarios francos y veraces con la bien seleccionada discoteca, propia de un buen coleccionista que conoce de música de todos los tiempos.

En pleno ensayo con el famoso "Gordo Porcel".
Los proyectos siempre están presentes en su mente. Por ejemplo, un programa gigante y en buen escenario con música cubana del recuerdo. Las canciones de Carmen Delia Dipini, Olga Choren y otras estrellas del disco que dejaron huella en nosotros. Idea que comparte con Nedda Huambachano y que tendría como título "Noche bajo las estrellas". Guarda buenos recuerdos de sus actuaciones por el mundo y que se codeó con famosos de su época. No extraña los viajes en avión y ya se acostumbró a permanecer en su querido Perú y que considera que como él no hay igual. Se presentó en Miami acompañando a Porcel en un espectáculo titulado "Un gordo cantando boleros" y que, como es sabido, el ya desaparecido comediante argentino dominaba muy bien.

Nuestra música criolla primero en su voz y canto.
Apenas tiene  67 calendarios de vida, conserva la misma tonalidad de voz y sigue entregándose a cantar nuestra música criolla. Por supuesto que tiene preferencias por los ritmos cubanos, pero eso tampoco le impide, si la situación lo exige, cantar una zamba argentina. Hombre versátil y que ha sabido acompañarse con su propia guitarra y salir airoso de oportunidades que le brindó el mundo del escenario. Citar la inmensa cantidad de artistas a los que ha acompañado, es perder valioso espacio en su reseña. Lo ha hecho en la radio, la televisión o los locales en los que se da rienda a lo nuestro y respetando la tradición. Es de los pocos artistas que anima  y presenta con gran soltura a las estrellas nacionales o las que nos visitan. Un gran gusto haber reseñado a LUIS ENRIQUE NEGRINI MORALES, talentoso artista al que felicitamos por sus 45 años de intensa actividad y deseándole todo lo mejor en su carrera. Gracias.

sábado, 24 de septiembre de 2016

JOSÉ VILLALOBOS CAVERO: EL REY DEL FESTEJO". BUEN COMPOSITOR DE RITMOS AFRO PERUANOS Y AMANTE DE NUESTRA TRADICIÓN CRIOLLA.

Pepe Villalobos
Muchas veces nos hemos preguntado en este trajinar por el mundo del espectáculo: ¿De quién nos falta realizar su reseña para este blog? Y la respuesta es automática: De José Villalobos Cavero, nada menos que Don Pepe "El Rey del Festejo". Que nació con esa virtud de sentir correr por sus venas un torrente de compases rítmicos y que se han plasmado en ocurrentes títulos como "Mi comadre Cocoliche", "El negrito Chinchiví" o su otro gran éxito "El Galpón". Como es lógico de suponer, teniendo el compás de festejo, llamado a cumplir con la orden de "Mueve tu cucú".

Así, con esos titulares, hemos dejado al descubierto a un personaje querido y notable en el mundo afro peruano. ¿Quién sabe tiene savia de "Kunta Kinte" y eso significa hombre de especial talento. Frases muy a su manera: "Guitarra, cajón y olla es la música criolla". La puritita verdad. Podrás convivir en lo más humilde de una vecindad y cuando celebras un cumpleaños o lo que sea, no puede faltar la maravillosa vihuela, el ritmo marcado por un cajón y la sazón más exquisita cuando te luces con una "frejolada criolla". Y su título más notable lo adquirió en la "Universidad del Callejón".

"El Rey del Festejo".
Así como aprendimos a visitar los centros más importantes tales como el "Carlos A. Saco" o el "Felipe Pinglo Alva", por citar dos de los más notables, Pepe Villalobos se adoquinó en el Callejón del Buque de la Victoria y cuya estrella fue Valentina Barrionuevo, ícono del baile y cantos de sabor aliancista. Lo manifiesta siempre en cuanta entrevista acepta. Era como considerar a nuestra música criolla una religión y cuyo templo de reverencias lo obligaba a permanecer allí por varios días y sin el permiso de la patrona. ¡Qué tal aguante! Por supuesto, el de ella, la consecuente esposa.

Algo bueno tuvo que suceder, porque el inspirado compositor le cantó a esa extraordinaria negra que nos llenaba de arroz como si nos estuviéramos casando. Una pincelada histórica titulada "Las cosas de Tina" y que, lamentablemente para Pepe Villaobos, no logró estrenarla en su presencia. Nos llena de ritmo cunado con su guitarra acompaña un festejo. Mantiene la tradición de la "Quijada de burro", aquel instrumento que identificara a Juanito Criado y que hacía "rechinar" los dientes del que fue alguna vez jumento. Y algo más: "Las cucharas". Por allí se esconden muchos de sus secretos. 

"La Casa de Pepe Villalobos".
Somos contemporáneos y "ochentones", pero de buena memoria. Por eso es que lo admiro cuando se refiere a emisoras como radio Central o Mundial, en las que nos lucimos como locutor. Nuestro maestro fue José Lázaro Tello en radio Victoria, que nos obligaba a concurrir a las clases de criollismo en vivo y en directo y a las que también asistía el notable alumno de doce años Pepito Villalobos, ya acostumbrado a cantar marineras limeñas, festejos, pregones, zamacuecas, etc. Rómulo Varillas le grabó su vals "Copas Mías" y que lo sitúa en el campo de lo notable.

Ha sido condecorado con las Palmas Artísticas en el grado de Maestro y otra serie de diplomas o bien recibidos trofeos ganados en buena lid. Gran recopilador y creador de su propio "cajón peruano" con características originales. Tiene una joya que brilla con luz propia: Cantante de lujo y notable como "Victoria Villalobos". Se da el tiempo para continuar en la lucha y los viernes y sábados está presente en su acogedora "Casa de Pepe Villalobos" en la Av. Militar 2036 de Lince. Ya puede marcar tarjeta a las nueve de la noche. Se prenden las luces y esto ya es material para una nueva reseña. Tarea cumplida y esperamos refleje la inmensa historia de "Don Pepe". Gracias.

jueves, 21 de julio de 2016

GABY ZEVALLOS "LA REINA DEL BOLERO". VOZ CAUTIVANTE Y ROMÁNTICA.

"Gaby Zevallos".
La radio ha sido nuestra primera cuna de locutor. Radio Victoria nos dio cabida en la década de 1950 y en la siguiente pudimos actuar en Radio Central. Es aquí donde realizábamos en horas de la noche el programa "Noches de Central" y tuvimos la suerte de ser visitados por el personaje que engalana esta reseña: Gaby Zevallos. Nos veíamos durante el día, porque igualmente hacíamos noticias y otro programa muy querido por nosotros: "El Bodeguero" con la risueña actuación de Juvenal Malpartida "Pachitea". Era al mediodía y recibíamos sus discos .

Gaby Zevallos nació en el Callao y cantó desde niña, sintiendo la admiración de su familia y en el colegio, el aplauso escolar y el compromiso de actuar en cada festividad que se conmemoraba. Muy tranquila y, según leímos un reportaje, tenía inclinaciones a ser religiosa. En ese caminar y muy endulzada de recibir aplausos, fue cambiando de parecer hasta encontrar un medio donde realizarse como cantante.Se presentaba en programas de aficionados y cada vez más convencida que su futuro sería el disco, meta de todo cantante en sus inicios.

"La Reina del Bolero".
Sus éxitos llegaron a oídos del profesor de música de su colegio, Don Alberto Carpio, quien, sin más preámbulos la llevó a una de las academias de canto de mayor renombre en el puerto chalaco. Allí su prima Gabriela Schiafino le enseñó las primeras técnicas de canto. Gaby Zevallos  y su repertorio era en base a los artistas de moda: Sarita Montiel, Miguel Aceves Mejía y llegando a realizar "falsetes" como el cantor mexicano. El popular Blackie Coronado, conociendo la hermosa voz de Gaby, tuvo el acierto de aconsejarla para que tomara como base de su aprendizaje, el repertorio de Olga Guillot.

Y como todo artista empezó su carrera buscando oportunidades diversas. Le llegó la noticia que en Radio Central se organizaba un concurso para descubrir nuevos valores artísticos. Se inscribió y fue allí que superando eliminatorias, llegó a la gran final y por consiguiente su primer triunfo. En aquel local de la calle Belén 1038, también funcionaba Radio Libertad del recordado broadcaster Umberto Panficchi, hermano del "Pato" Jorge Álvarez "El Rey del Jingle". Conoció allí al amor de su vida, José "Pepe" Espinoza, un gran programador de éxitos discográficos.

Su voz es eterna.
Ya está inmersa en ese mundo y graba sus primeros discos. No todo es fácil, pero gracias a Pepe Espinoza va logrando que se oigan en la radio. Va adquiriendo fama, llegan las giras y por supuesto la televisión. Ya es Gaby Zevallos "La Reina del Bolero y se imponen para siempre temas como "Tú sabes", "Corazón Herido", "Ese Hombre", etc. Incluye en su repertorio los temas de Juan Gabriel y es solicitada por los compositores famosos para que les cante sus producciones. La fama la tomó de manera serena y fue muy prolongada su existencia en el mundo artístico internacional.

Al concluir esta reseña de Gaby Zevallos, lamentar su reciente deceso y que se veía venir. Estaba muy afectada por la muerte de su esposo y entró en una peligrosa depresión. No logramos escribir su pequeña historia y que ella la disfrutara, pero queda como artista preferencial en este blog. Todos los diarios, la radio y la televisión le rindieron homenajes póstumos, quedando así esta huella de una verdadera intérprete del bolero. Pasa a ese otro mundo donde la espera Pepe Espinoza y tantas otras voces románticas que nos hicieron soñar con el amor. Descansa en Paz. Gracias.

miércoles, 13 de julio de 2016

"PICAFLOR DE LOS ANDES". FUE BALUARTE EN EL CANCIONERO ANDINO. COMPOSITOR Y CANTANTE.

"Picaflor de los Andes"
Hace 41 años pasó a la inmortalidad el conocido trovador de la canción huanca "Picaflor de los Andes". Los huaynos, mulizas y yaravíes que cantaba Víctor Alberto Gil Mallma siguen vigentes. Fue dueño de una prodigiosa voz que se identificó con todos nuestros pueblos de costa, sierra y selva. Falleció en 1975. Su historia en el arte la inició desde los 17 años de edad y dirigiendo una compañía musical con la que divulgaba el folclore en los asientos mineros del país. Su voz dejó de vibrar, su corazón ya no latía al compás de sus vivencias, pero sus canciones quedaron ligadas en la inmortalidad de nuestra de nuestra historia musical.

Todos los públicos aún lo recuerdan con su impecable canto. Sus admiradores siguen entonando aquellas canciones que lo hicieron muy popular en su meteórica carrera artística. Era el año 1958 cuando el todavía desconocido Víctor Alberto Gil Mallma, integrando el conjunto "Los Picaflores de San Mateo", debutaba  en el programa "Buscando Estrellas" de Radio Excelsior de la calle Amargura. Es así que los éxitos logrados en sus primeras presentaciones en diversos escenarios limeños, lo llevaron a clasificarse en la Casa de la Cultura en 1960 y donde nació oficialmente como "El Picaflor de los Andes".

Recordamos sus primeros temas grabados para una pequeña disquera cuyo nombre nos evoca a Lucy Smith y creo que era de su padre: "Discos Smith". Con la orquesta típica "Ritmo Alegre del Canipaco" que dirigía Máximo Coronel, lanzó al mercado los temas "Margarita Huambla" y "Aguas del Río Rimac", esta última, emblemática canción con los sentimientos de alguien que vivió un triste momento en el valle de San Mateo. Simultáneamente a sus actividades en el arte vernacular, el artista seguía con sus labores en el taller de soldadura y pintura en la primera cuadra de la Av. Aviación. Sus seguidores ya disfrutaban de sus grandes producciones como "Corazón Mañoso" entre otras.

Víctor Alberto Gil Mallma
Las inquietudes personales del llamado "Genio del Huaytapallana" lo llevaron a luchar por la formación del Sindicato de Artistas Folclóricos, hecho que logró en compañía de las grandes figuras pioneras de la canción andina. La importante carrera artísitica de Víctor Alberto Gil Mallma consiguió la grabación de mas de doscientas canciones huancas y de otras regiones. Sin temor a equivocarnos, todas calaron profundamente en los pueblos peruanos. Hasta pocos días de su sensible desaparición en 1975, el bardo de nuestra cultura musical mantenía todas sus facultades para ir incrementando de nuevas versiones, nuestro cancionero andino.

Fue tan intensa su producción como compositor e intérprete que, hasta la actualidad, muchos jóvenes valores del canto andino siguen cultivando expresiones como "Corazón Mañoso", "Mi Chiquitín", "Un pasajero en tu camino", "Agua Rosada·", "Compañerita de Amor", "Mi dueña", "Mi dulce amor" y "Golondrina" entre otras páginas musicales que han quedado en el alma de los pueblos y que conservan viva la figura del inolvidable "Picaflor de los Andes". Cumplimos en "Artistas en el Perú", el dar cabida también a los personajes musicales del mundo andino. Gracias.

NOTA.- Esta reseña nos fue proporcionada por Julio Héctor Manrique Aragón. Dirige la importante empresa "Radio Tauro" y realiza incansables proyectos a favor de la difusión de nuestro folclore andino. Le agradecemos su gentileza.

miércoles, 1 de junio de 2016

DANIEL ALOMÍA ROBLES Y SU "CÓNDOR PASA" QUE VUELA POR TODO EL MUNDO. ORGULLO DE HUÁNUCO.

Daniel Alomía Robles
Nuestro querido Perú es tierra de artistas y de grandes compositores. Uno de ellos, y creemos el principal, es Daniel Alomía Robles. Tuvo una celestial inspiración y quizá hurgando en el espacio y descubriendo algo que lo llenó de fantasías. Nada menos que un ave al que sólo se admiraba por su gran tamaño y majestuosidad. El cóndor. Ave rapaz diurna, especie de buitre, de mucha fuerza y que vuela a grandes alturas. Vive en los Andes y es la mayor de las aves que vuelan. Lo que sabemos es que el título "El Cóndor Pasa" corresponde a una zarzuela que compuso Daniel Alomía Robles y que estuvo escondida mucho tiempo. La famosa melodía escapó de aquel misterio y ha sido objeto de múltiples grabaciones por artistas de nivel mundial.


Nació en Huánuco el tres de Enero de 1871 y nos dejó el 7 de Julio de 1942. Fue estudiante del Colegio Guadalupe y de niño se interesó por el dibujo, la pintura y la escultura, pero más pudo la música que lo encumbró a destinos insospechados. La ciencia también lo cautivó y experimentó muchas facetas. Un ser muy humano y de padre francés. Fue instruido en el solfeo y en el canto coral y nos imaginamos a un inquieto personaje en busca de aventuras. Recibió lecciones de Claudio Rebagliati, músico italiano que armonizó y orquestó nuestro Himno Patrio. A los veinticuatro años de edad ya era un experimentado en todo y viajero incansable. Coleccionaba huacos y recopilaba instrumentos autóctonos y también música andina.

Autor de "El Cóndor Pasa".
Muchos recuerdan "El Cóndor Pasa" en la versión que hicieran "Simon y Garfunkel" con letra del primero. La aprendieron del grupo "Los Incas" y lograron un permiso de esta agrupación para, en cierto modo, explotarla. Aún recordamos que en los discos no figuraba para nada Daniel Alomía Robles, puesto que consideraban a esta melodía, como una reliquia autóctona sin dueño. Así se dieron el lujo de lograr regalías y sin ningún beneficio para el verdadero autor. Comercialmente se impuso esta versión a nivel mundial, pero no estuve de acuerdo en que se le agregaran unas variantes que nada tenían que ver con el "pasacalle" original. No recuerdo que se hicieran reclamos por estos hechos y que, al fin, colaboraron en su fama internacional.


Daniel Alomía Robles compuso muchas obras regionalistas y sobrte todo impulsando ese estilo serrano y muy autóctono. No vamos a nombrar todas sus obras, pero si su famoso "Amanecer Andino" y que lamentablemente ha dejado de oírse. Obra sinfónica y que comienza con unos sonidos de cantos de aves del campo y murmullos de vertientes de ríos y todo aquello que nos trasladaba imaginariamente al medio rural. Luego toda la inmensa melodía, preciosa y reflejante de la vida en el campo. El gran compositor peruano nos ha dejado muestras de su talento en verdaderas obras de arte musical. Dejó la medicina que empezó en San Marcos y no dejó de recopilar melodías, costumbres y tantas identificaciones de nuestro pueblo serrano.


Orgullo del Perú.
De su segundo matrimonio es el famoso cineasta Armando Robles Godoy. Director de muchas películas de renombre y polémico crítico que obtuvo gran notoriedad. No heredó el talento musical de su padre y en este blog también ha sido reseñado. En síntesis, Daniel Alomía Robles es "El Cóndor Pasa". Esta melodía ha sido interpretada por artistas notables, personajes de diversos países y no tiene fronteras. Un orgullo para nosotros, porque basta mencionarlo para salir a relucir el nombre de nuestro querido Perú. Esta no es su historia. Es una entusiasta reseña que pone de manifiesto la importancia del gran compositor huanuqueño. Esperamos haber estado a su altura. Escrita en momentos de nuestra salud precaria, pero llena de optimismo por seguir reseñando a nuestros grandes artistas. Gracias.